miércoles, 30 de marzo de 2011

Pensamiento 1.1



Cuantas focas?, cuantos delfines?, cuantas ballenas?, cuantos arboles?, cuanto despojo del ser por el ser?. El mismo inicio y el mismo final, siempre llega la muerte como un tsunami, lo que no entiendo es si la palabra tsunami expresa la fuerza destructora; mas no define el objeto destructor.



    Un barco llega a una península congelada, de el bajan decenas de hombres con palos, ellos llegan y toman de una forma dramática la vida de cientos de focas que descansan en el regazo de la aurora boreal, el escenario se tiñe de rojo, el crimen irrumpe como un tsunami humano.



    Un grupo de lanchas invitan por medio de tecnología sonora a mas de 500 delfines para que se acerquen a una bahía asegurada por hombres, los delfines con su natural instinto-impecable que solo los angels tienen, pretenden conocer y convivir con sus nuevos amigos, de pronto ellos... los humanos terminan la fiesta con una lluvia de muerte (tsunami) acompañada de garfios, lanzas, hachas, palos, picos, el mar azul se tiñe de rojo, los hombres celebran el motín…




      Una familia de ballenas recorre el océano pacifico rumbo norte, el ambiente familiar es inmenso e increíble, todo enmarcado por una abismal profundidad, el mar, la mar, la cuna que arrulla el sueño interminable, a lo lejos escuchan un ruido estruendoso, casi ensordecedor, son los motores de un buque ballenero en la cual un grupo de hombres encontraron el objetivo, el buque dispara las lanzas, el tsunami de agresión. En este caso solo la espalda de la madre se tiñe de rojo… El hijo tendrá que entender que ha llegado el momento de decir adiós.


      Una tarde, un día soleado, la tierra tiembla, las familias de los hombres con rostros desencajados entienden que están por recibir algo decadente. Tsunami de agua, agua salada, agua espesa que acaba con todo a su paso, agua que no se enrojece ya que por volumen la claridad del agua clarifica el brillo de la sangre, desapareciéndola, borrándola de la faz, lo único que lleva el agua son escombros, escombros de tierra, carne y madera, escombros nada más.


      El mensaje de la naturaleza hoy es rotundo y contundente, dejemos en paz a los animales, no juguemos con recursos incontrolables, somos solo dinosaurios esperando nuestra extinción.

      jueves, 17 de marzo de 2011

      Sobredosis de TV, no creo poder resistir.....


      El numero de imágenes enviadas a el cerebro humano que genera un televisor por segundo es superior al que cualquier ser humano podría asimilar, causando un frenesí de imágenes posterior aun y cuando el televisor se encuentre apagado, relajando la mente en un estado catatónico y placentero, por lo que el televisor nos relaja y nos transporta a la nada, más o menos la misma sensación que nos puede abastecer un vaso de whiskey, unos hongos, un petard, etc.


      El hecho es que en un libre albedrio los adultos podemos ejercer nuestra autocomplacencia merecida y desconectar los motores por el tiempo que resulte necesario y placentero, en el caso de los niños es diferente, ya que ellos entran en este estado caótico placentero de forma inmediata, dotando de imágenes y confusión continua y posterior por mucho tiempo, arraigando a el individuo a una adicción de placer del momento estático, las imágenes pre construidas vacían pero curiosamente llenan de información las pequeñas mentes, olvidando el maravilloso proceso creativo que la naturaleza nos ha obsequiado, deteniendo así el uso de la preciada y única herramienta que viene incluida en nosotros / llamada cuerpo. Es menester de los padres educar creando, no necesariamente comunicándonos a través de las palabras con nuestros hijos, sino mas bien realizando actividades en conjunto, actividades que lleven en si una integración más solida que las palabras, hacer mas y hablar menos, los niños entraran en concordancia afectiva con sus padres al lavar un automóvil, al barrer una terraza, al picar verduras en la cocina. Obviamente el juego libre es una herramienta solida que ejerce movimiento, equilibrio, seguridad e imaginación a los infantes sanos, ¿quien no jugó a crear ríos en su jardín?, simulando villas y campamentos, ¿quien no trepo arboles como aquel que escala riscos tremendamente altos?.

      Yo soy un amante del televisor, soy un amante de las animaciones, películas, reportajes, etc. Creo firmemente que existen contenidos positivos, tan solo es mantener un sano equilibrio en el que el televisor no sea el pacificador cómodo para los niños, no propiciemos los estados placenteros que podrían generar adicciones negativas en el futuro, eludiendo la madurez del individuo y aletargando su crecimiento.


      Entre el mundo terrenal y el fantástico solo nos une la imaginación, los momentos que generan esto y enriquecen nuestro futuro…


      Saludos.

      lunes, 14 de marzo de 2011

      Pensamiento 1.0


      Existen momentos en la vida que ciertas noticias suelen asombrarte, historias y episodios que por sí mismos friccionan nuestra capacidad de comprensión, no entiendo cómo fue ni como paso, ni siquiera asimilo la idea preconcebida de tener arraigado el sentimiento de querer tener lo que otros tienen.


      Para variar creo que soy naif al trasladar mis pensamientos de vida a la escena real de lo cotidiano, empezando por no saber lo que en realidad pasa cuando expresas tus sentimientos e ideas tal cual y como son… Simplemente lo que son. Que complicado es el entender que tienes que esconder tus sentimientos, ideas, proyectos, estudios, etc. Porque existe un mundo paralelo en el que habitan personajes que asechan las entrañas de lo natural. Confieso que me aparta de la realidad el conocer esta psicosis deshonesta de la expresión, pero creo que ahora toma forma algunos sucesos de la historia. Tengo dos opciones, la primera de ellas es el no tomar en cuenta este tema, el dejar que todo pase a mi lado, aprendiendo a mentir, desarrollando la extraña manera de eludir. La segunda simplemente conlleva al reto de entender y expresar sin ser afectado al eterno piratismo elocuente del que todo lo transforma y lo aterriza.

      viernes, 4 de marzo de 2011

      Blame it on....



      Realmente no sé como deberíamos de llevar las relaciones internacionales a veces creo que no podemos sobrellevar las situaciones, mucho menos quedar de una manera más decorosa ante el externo. Improvisamos palabras mal logradas declaramos ambiguamente, con miedo, sin sentido, es una pena observar el rumbo del país actualmente, definitivamente hay que tener valor para poder llevar a cabo la lucha que hoy se vive en nuestro preciado país, pero no podemos pasar la vida haciendo caso a experiencias ajenas que resultaron o no en otros países, definitivamente requerimos de un cambio, un cambio sustancial el cual promueva de manera incisiva el aspecto de la envestidura que mostraremos hacia afuera.

      Estamos perdiendo credibilidad moral y respeto, que tal el tema de presunto culpable?, el tema de las armas norte americanas introducidas al país… para ver qué pasaba?, el eterno ir y venir de supuestas declaraciones de letrados franceses suplicando a un tal Sarkozy que tome en cuenta el año de México en Francia… Es que es típico aquí por estas latitudes se diga algo en tono de chantaje para que supuestamente los demás gobiernos den marcha atrás, quien se atreve a tener un consejero así?, mas aun quien contrataría a varios?, a viva voz no queda nada absolutamente nada, creo que es tiempo de cambio, es tiempo de entender a México como solo nosotros lo podemos interpretar, dejando fuera experimentos los cuales han sido preconcebidos y explotados en otros mares, esto se asemeja a la crisis televisiva que nos atañe desde hace mas de una década, de igual manera las televisoras cambiaron, desecharon sin tomar en cuenta los pasos anteriores, comprando, copiando humillantemente comedias, programas, conceptos. Qué pasa? Si en algo creo que los mexicanos llevan record de medallas de oro es en las artes, lo irónico es que pocos mexicanos las aprecian de manera entrañable. Cuevas no es México, Cuevas solo fue un alumno que sobrevivió a los grandes maestros, México es mucho más que eso… Quien sobrevivió a los gobiernos?